Diseño en Puebla

Diseño Dos Asociados

En Diseño Dos Asociados saben que el éxito de una marca está determinado, en gran medida, por su estrategia y correcta gestión. Diseño Dos, en conjunto con un equipo multidisciplinario, analizan, diagnostican y gestionan marcas de diferentes giros comerciales para convertirlas en eficaces soluciones que influyen directamente en la percepción del mercado, en las ventas y en la capitalización de su reputación.

Este estudio se ha especializado en estrategia y persuasión visual, disciplina que resuelve de fondo los problemas de percepción de las marcas, mediante mensajes que la vista decodifica. Se trabaja el diseño de nombre, diseño de logotipo, identidad visual, packaging , diseño de folletos y catálogos, diseño ambiental, marketing, branding y consultoría.


 

Inicio: 1996

Equipo: 8 - 10

Lugar: Torre JV-1, Piso 9, Despacho C-903, Reserva Territorial Atlixcáyotl, San Andrés Cholula, Pue.

Especialidad: Diseño de nombre, diseño de logotipo, identidad visual, packaging , diseño de folletos y catálogos, diseño ambiental, marketing, branding y consultoría.

www.disenodos.com

 

Juan Carlos García y Diseño Dos Asociados

Soy diseñador gráfico especializado en branding y llevo en esto 38 años. Empecé a los 14 y prácticamente toda mi vida he hablado y me he dedicado a este tema.

¿Cómo definirías tú el diseño?

Juan Carlos García: Cuando hablamos de diseño actualmente solemos acotarlo a una sola disciplina o a una sola área y es el área de diseño gráfico; y el diseño gráfico no es el diseño.  El diseño es todo, incluso el diseño puede aplicarse a cualquier contexto, en donde diseñas procesos o puedes aplicarlo al contexto de la contabilidad, por ejemplo, en donde diseñas la estrategia para una empresa.

El diseño es un proceso creativo, un proceso que tiene bases, que tiene métodos; que lo que busca ante todo es encontrar una solución a un determinado problema. En el caso nuestro, estamos metidos en la parte del diseño de comunicación visual, en el diseño de las marcas para que comuniquen más valor. 

Seiji Takahashi: Yo veo el diseño como una herramienta que va más allá; es un estilo de vida en el que no importa cuál es el área que toques.  Lo veo como un medio para mejorar la vida de las personas en todos los sentidos y hacer de este mundo algo mucho mejor, es esta parte romántica del diseño. Es una disciplina que te inspira y que está en constante cambio, eso lo hace muy divertido y propone muchos retos.

¿Por qué nace Diseño Dos Asociados?

Juan Carlos García: Hace 22 años conocí a una persona de la que me habían hablado mucho y a él también le habían hablado mucho de mí pero nunca habíamos coincidido. Cuando nos conocimos, resultó que teníamos muchas afinidades, estuvimos platicando sin parar cerca de 6 horas. Cuando terminamos de platicar dijimos: “tenemos que poner una empresa de diseño en este momento”. Luego de 6 meses decidimos arrancar con este negocio. Iniciamos el 1 de agosto de 1996.

Arrancamos pensando que podíamos hacer una empresa de diseño que tuviera de alguna forma las cualidades, las características de las grandes empresas de diseño que estaban centralizadas; que no se ubicaban en provincia. Era muy difícil porque en ese entonces cuando las empresas buscaban diseño, lo que querían era acudir a aquellas que podían, recibir el servicio que estaban buscando y que podían pagar, que no propiamente era que el que regalaba una imprenta, porque eso era lo que sucedía entonces.

El diseño se consideraba como un artículo de segunda, vamos a llamarle así;  la imprenta te lo regalaba. La agencia de publicidad te decía: “si me mandas la campaña, te hago todo el diseño”. No había como tal en provincia alguna empresa que se especializara tanto en esto, en la Ciudad de México si, pero fuera no. Fue entonces cuando decidimos que era el momento de aventurarnos en esto. Nos dijeron que estábamos locos, que no iba a funcionar, que Puebla era un territorio difícil y pues aquí estamos. 

Diseño Dos Asociados se fundó hace 22 años y el nombre surgió porque teníamos un cliente al día siguiente y no sabíamos cómo presentarnos. No hubo un análisis de identidad verbal, no hicimos nada más que preguntarnos: “¿qué hacemos? somos dos, ¿a qué nos dedicamos? al diseño, ¿qué vamos a ser? socios. 

¿Cómo fue que llegaste a Diseño Dos?

Seiji Takahashi:  A Juan Carlos lo conozco de la universidad, fue mi maestro en el último semestre y a partir de ese momento tuvimos una relación cercana. No llegué directo después de la uni, trabajé en otros lugares y en algún punto nos encontramos de nuevo; nos sentamos a platicar y me invitaron a participar aquí en Diseño Dos para abrir un área que en ese momento no existía; el departamento de mercadotecnia.

Imágenes: cortesía de Diseño Dos Asociados.

 

Proyectos iniciales

¿Qué puedes comentarnos de la frase “clientes pequeños con grandes sueños”?

Juan Carlos García: Algo que nos caracterizó desde un principio es que no queríamos  hacer lo que hacía la mayoría. Lo que hacían las grandes firmas de diseño era seguir las grandes cuentas, las grandes marcas. Nosotros pensamos que hay una necesidad ávida de este tipo de servicios para un segmento del mercado que está desatendido. Ese segmento son los pymes, las pequeñas y medianas empresas que no tienen los presupuestos robustos de las grandes marcas, por las que se están despedazando las firmas grandes que hacen diseño, para ganarse un pedacito del pastel.

Nosotros dijimos no, vamos a hablarle a este mercado que sabíamos que podía ser interesante por el contexto económico, político y social que estábamos viviendo en ese momento y que resultó ser una maravilla. Es un mercado que descubrimos, en el que nos hemos ido especializando y que nos encanta; son pequeñas empresas que tienen estos grandes sueños que dicen: ¿cuándo los vamos a llevar a la realidad?, porque no tenemos nosotros los medios para pagar a esas empresas que cobran cantidades impresionantes. 

Por eso fue que nosotros nos enfocamos en eso, no quiere decir que no atendemos empresas grandes. Ellas llegan solas, nosotros seguimos enfocados en las pymes pero las grandes empresas aparecen. Llegan marcas muy grandes que nos han encontrado porque han visto lo que hemos hecho con pequeñas empresas, por los resultados que hemos dado y eso les llama la atención. Dicen: "si lo pueden hacer con pequeñas empresas, seguramente lo pueden hacer con nosotros que pagamos fortunas". Siempre nos gusta mucho más trabajar con los pymes, es más satisfactorio tanto a nivel de resultados como a nivel emocional.

¿Cómo se involucra el cliente durante el desarrollo de un proyecto?

Juan Carlos García: Nosotros queremos tener durante todo el proceso un acercamiento total y directo con el cliente; en la segunda reunión yo estoy presente el 100% del tiempo con los clientes. Tenemos reuniones que se vuelven casi talleres que duran entre 4, 5 o hasta 6 horas continuas sin parar. Trato que los clientes entiendan muy bien qué cosa es el diseño;  qué cosa es el branding para que ellos sepan qué es lo que van a contratar. La intención de nosotros es, si no bien educarlos, sí darles una idea muy clara, hacerles entender cuál es el panorama en el que se van involucrar y qué pueden esperar de nosotros.

El acercamiento que tenemos con los clientes es peculiar, no los buscamos, no andamos tocando puertas; esto ha sido una fortuna desde que iniciamos esta empresa. Han venido porque alguien les ha hablado de nosotros y quizás en algunas ocasiones han visto algo allá afuera nuestro sin saber que nosotros lo hicimos; cuando lo descubren, quieren saber más acerca de la empresa. Aquí es donde empieza todo este proceso que es muy interesante donde la relación se vuelve íntima. Esta relación donde te veo como un ser humano, como una empresa con grandes sueños y con un potencial enorme para crecer. 

El valor agregado está siempre en el servicio, en el proceso, en la forma como te atendemos, en la forma que te recibimos, en la forma en la que resolvemos tus problemas, en la manera en que cada uno de nuestros colaboradores interviene para que el cliente cada vez que ve un avance del proyecto, no solamente diga: “ah esta bien”, “ me encantó”, “van por buen camino”, sino que se sorprenda. El valor agregado está en todo lo que hacemos; no es una tarea fácil, han sido años de aprendizaje, años de aprender muchos temas de liderazgo, temas que tienen que ver con management y con procesos.

¿Qué nos dirías del equipo multidisciplinario?

Juan Carlos García: Lo que hacemos es trabajar bajo un esquema multidisciplinario. Dentro de la empresa habemos personas que estamos enfocadas en diferentes áreas pero siempre con la columna vertebral del diseño. Hay diseñadores que tienen especialidad en marketing; hay diseñadores que tienen especialidad en identidad visual; otros que están enfocados en la parte de branding. También tenemos dentro de la empresa administradores y gente que nos ayuda de otras áreas como psicólogos, etc.

El esquema multidisciplinario lo hemos logrado llevar a cabo con aliados estratégicos donde nosotros no hacemos el branding solamente desde el diseño porque hacer branding desde el diseño es una gran mentira, el diseño no es branding, el branding ocupa al diseño como una de las muchas disciplinas que lo requieren; el branding es gestión de marca. Entonces, lo que hacemos nosotros es acudir a los expertos para que nos ayuden. 

Si quiero hacer una fotografía de producto, la cual tiene que quedar impecable,  sé quiénes son los expertos en fotografía de producto; si requiero un asesor legal de marca, yo sé quién es ese asesor que me hace falta. Si requiero de pronto una persona que tenga que ver con corrección de estilo, yo sé a quién tengo que acudir. Ahí vamos formando nosotros esos equipos interdisciplinarios - multidisciplinarios que nos ayudan a llevar la marca de ese cliente a donde él desea estar. El diseño siempre es la columna vertebral, el eje.

¿Cuáles son los retos principales a los que se enfrentan?

Juan Carlos García: La falta de información, la desinformación, el que los clientes no saben realmente a qué vienen cuando llegan aquí; llegan pensando en algo y cuando se van, salen con una idea totalmente diferente. Nos toca muchas veces hablar con personas que a veces traen una lista de necesidades para que nosotros se las surtamos y les decimos que no somos farmacia, nosotros somos los médicos. Nosotros vamos en ese momento a determinar qué es lo que realmente requiere la marca y hasta donde el diseño puede ayudar a que esa marca exprese valor. 

El otro es que nunca hay un presupuesto por parte de los clientes para resolver este tipo de problemas. Ellos especulan mucho en ese sentido y casi siempre se acercan a nosotros cuando hay una urgencia; cuando ya es el último paso. El diseño no está dentro del business model, el branding no está dentro del business model, dentro de un negocio que va a arrancar; no está dentro en un negocio que ya está operando ni siquiera el diseño forma parte de la estrategia de una empresa, el branding mucho menos porque no lo entienden.

Vienen con nosotros en circunstancias en las que tenemos que empezar a explicarles por qué necesitan hacer cada una de estas partes, no para ornamentar, no para volverse una empresa con características estéticas digamos más interesante, sino porque esto se vuelve estrategia y se traduce en rentabilidad. Nosotros hablamos con los clientes en términos que ellos entienden, dejamos de hablar desde hace muchos años en términos abstractos. Traducimos esos términos en palabras claras y sencillas para que ellos entiendan qué cosa es exactamente lo que podemos lograr.

Seiji Takahashi: Yo lo vería en 2 niveles: en la parte personal, tratamos y trabajamos mucho el estar muy cerca de nuestros clientes, entenderlos. Por otro lado, la especialización que hemos logrado a partir de ser una empresa multidisciplinar, entender que más allá de hacer diseño, hacemos branding. Esa construcción de marcas se da a partir del juego de muchos individuos, no solamente de aquí dentro, sino los que están allá afuera, nuestros aliados estratégicos para lograr dar un resultado preciso.

¿Cuáles son los cambios más notorios desde los inicios hasta hoy en día?

Juan Carlos García: Cuando empezamos éramos dos y había una persona que nos ayudaba como secretaria digámoslo así, porque ni siquiera podíamos tenerla de tiempo completo, entonces éramos dos más la secretaria. Hablábamos de diseño en esa época, solamente diseño y eso era lo que de alguna forma nos llenaba y creíamos que con eso estábamos así cumpliendo de alguna forma nuestras labor. Con el tiempo nos fuimos dando cuenta que el diseño no era suficiente, que las empresas necesitaban algo más.

Fue una evolución natural, no fue algo planeado, el discurso iba cambiando conforme iban pasando los años; ya no estábamos hablando de pronto de solamente hacer la identidad visual de una empresa, o hacer también el catálogo de una marca, o un cartel para un evento, ya hablábamos en términos mas de integración, en términos más de estrategia, en términos de lograr interactuar con otras disciplinas. Cuando vimos ya teníamos digamos un “speech”  por llamarlo así que estaba mucho más dirigido a esta parte creativa, estratégica, funcional en donde lo que buscábamos era dar resultados a problemas que las empresas tenían. 

Muchas veces han llegado clientes acá, no de una, sino infinidad de veces que llegan acá y lloran porque vienen frustrados, porque están recibiendo empresas que de pronto se las heredaron y no saben qué hacer con ellas o tienen una empresa que empezaron hace algunos años y esa empresa de pronto ya no está funcionando y es el único patrimonio que tiene o son empresarios que nunca fueron bien asesorados, que se alejaron por completo de esto, que se dejaron guiar únicamente por su instinto y llegaron a un punto en el que hoy día el instinto no es suficiente. 

 

¿Cómo ha sido tu experiencia en el estudio y qué es lo más importante que has aprendido?

Seiji Takahashi: Mi experiencia ha sido muy divertida, lo disfruto. Llevo 9 años aquí y es una dinámica muy cambiante; es decir,  lo que hago hoy en día es muy diferente a lo que hacía cuando llegué. Entonces esto permite estar en constante cambio, estar aprendiendo nuevas cosas, desarrollarte desde diferentes áreas; tener la oportunidad de trabajar con gente muy talentosa en nuestro equipo y fuera de aquí y con clientes también te da una perspectiva muy interesante desde conocer diferentes negocios porque tocamos productos/servicios de todo lo que podemos imaginar y eso es interesante.

Siempre digo que no venimos a trabajar, venimos a divertirnos y a conocer, cada proyecto es como un bebé nuevo que lo conocemos, lo hacemos nuestro y lo vemos ahí afuera reflejado dando resultados y eso es muy interesante.  Creo que eso es un poco la experiencia, Diseño Dos es un lugar que nos permite estar en constante aprendizaje; el ver qué más podemos hacer, entender, ir descubriendo nuevas cosas del mundo del branding y del diseño e irlo complementando. Es muy divertido.

 

 

Hoy en día

¿Cuál ha sido el proyecto del que más han aprendido?

Si te dijera todas las anécdotas que puede tener un despacho como este, te puedo decir que hemos pasado por infinidad de proyectos que son de los que más hemos aprendido, porque no aprendes realmente de aquellos proyectos en lo que todo es fácil, aprendes de aquellos en los que te equivocas. Nosotros nos hemos equivocado infinidad de veces y estamos orgullosos de habernos equivocado tanto porque gracias a tantos errores,  hemos aprendido y nos hemos preparado más.

Llegamos a trabajar, no voy a decir la marca, pero llegamos a trabajar con la empresa de alimentos más grande del mundo, fue la peor experiencia que tuvimos. Se acercaron a nosotros, nos buscaron, nosotros no los buscamos a ellos, nos invitaron a participar en una especie de selección que iban a hacer en la Ciudad de México. Había muchas empresas de México que estaban ahí en ese momento, incluso había empresas que no eran mexicanas y terminamos siendo nosotros los seleccionados.

Fue un dolor de cabeza, eran difíciles, tenían varios departamentos; el gerente de marca, el director de marca, el director de marketing, los diseñadores, los colaboradores, la gente que estaba involucrada directamente en el producto.  Nosotros estábamos haciendo una excelente propuesta y nos la echaron para atrás, no por mala, sino porque uno de los directivos no estaba a gusto con la persona que estaba llevando el proyecto y  decidió que la idea no servía por un asunto visceral. Eso no puede suceder en una empresa donde te imaginas que las cosas fluyen. 

También tuvimos el caso de un cliente, yo creo que este ha sido el único que recuerdo así, un cliente muy grosero que trataba con groserías a la gente, a todo el equipo. Era déspota en el sentido de la actitud, de menospreciar todo lo que hacíamos cuando lo que estábamos haciendo era algo en lo que en verdad le estábamos poniendo todo el corazón. Llegó un punto en el que dejamos de creer que lo que estábamos haciendo estaba bien, empezamos a dudar de nuestra capacidad gracias a la influencia que puede tener una persona tan negativa.

Hemos tenido clientes que  nos han marcado también por desconocimiento, por necedad, por seguir aferrados a sus ideas. Hoy día tratamos de filtrarlos, los clientes que de pronto venían y que nos decían que necesitaban ayuda, al final lo que querían era venir a imponer lo que tenían en su cabeza y nos desgastaba muchísimo. Hemos aprendido de los peores clientes porque sí les tengo que decir como son. 

Hemos tenido infinidad de casos similares a estos, o también proyectos en los que nosotros pensábamos que el camino era uno y el error lo cometimos al confiar prácticamente en nuestro instinto y no aplicar el método, dejarnos guiar un poquito por lo que sentíamos. La realidad es que hoy en día tratamos de apegarnos totalmente al método para evitar que sucedan este tipo de situaciones.

 

Trabajos realizados por Diseño Dos Asociados

Imágenes: cortesía de Diseño Dos Asociados.

 

Futuro del Diseño en Puebla

¿Cómo ves tú el futuro del diseño?

El diseño no va a desaparecer, se va a ir transformando. Eso sí, va a ir interviniendo en otras áreas, cada vez lo van a ir reconociendo más y lo van a ir valorando más. El diseño es fundamental en nuestro día a día, sin el diseño no podríamos vivir, así de fácil.

El diseño hoy en día ha cobrado una importancia impresionante. A nosotros por ejemplo, el diseño nos ha dado muchas satisfacciones como el hecho de saber que nuestros trabajos están publicados en Madrid, Barcelona, Nueva York, Estados Unidos, Londres, México. Ver que el diseño que hemos hecho nosotros esté ahí, quiere decir que sí hay valor y que sí tiene futuro.

Eso no lo veíamos nosotros hace 22 años, ni nos imaginábamos que alguna vez estaríamos en un libro de estos tan importantes cuando en ese entonces a lo más que aspirábamos era ser un despacho que pudiera dar mucho valor. Como decía Steve Jobs “uniendo los puntos en retrospectiva”, creímos en el diseño. Si no hubiéramos creído en el diseño, esta empresa no existiría, esta empresa no sería lo que es. 

El diseño tiene un futuro enorme, tiene un área de trabajo muy grande y se va a notar cada vez más. Tan es así que las universidades que antes no ofrecían diseño como tal, ya empiezan a ofrecer diseño. Escucho al Tec de Monterrey hablar de diseño, cuando antes eran ingenierías prácticamente. 

Le veo un futuro maravilloso al diseño, yo no me imagino haciendo otra cosa que no sea diseñar y que no sea crear marcas a partir del diseño.

¿Qué consejo le darías a los estudiantes de las carreras de diseño próximos a egresar?

Lo primero es que sean muy conscientes, cuando salgan de la universidad no van a salir a comerse el mundo a bocanadas. Si tienen la vocación, si tienen la formación adecuada y si se siguen preparando, van  a poder alcanzar muchas cosas que ni siquiera se imaginan en este momento. El diseñador tiene que estar todo el tiempo aprendiendo, tiene que aprender más de otras cosas, no solo de diseño.

El que se conforme con hablar de diseño nada más, le veo un futuro muy limitado. El diseñador que piense en aprender de todo, de ser un autodidacta de todo y que complemente ese todo a su disciplina, a su base que es el diseño, va a volverse un diseñador muy interesante, va a volverse un diseñador muy atractivo. 

El diseñador debe tener una cultura general muy amplia, no puede estar acotado simplemente a hablar de diseño y que de pronto le preguntes sobre medicina y que no entienda, que le quieras preguntar sobre política y no sepa qué decir o que quieras de pronto mencionar un libro y te diga “pues en la vida he leído un libro”. Ese tipo de cosas no pueden pasar.

El diseñador tiene que saber hasta de los temas más raros y complejos, tiene que saber de cosas que a la gente le hacen ruido, de temas disruptivos incluso, tienen que saber de pornografía y tienen que entender por qué la pornografía existe. Tiene que alejarse de todos esos tabúes que han hecho que el diseñador se limite.

El diseñador se convierte solamente en un ente que se mueve bien o se mueve relativamente bien en una disciplina, en la que si lo sacan de esa disciplina, lo meten en una zona de terror porque lo sacan de su zona de confort; como un maquinista dentro de un barco que lo único que sabe hacer es manejar las máquinas del barco pero no sabe guiarlo, no sabe cómo hacer que la tripulación trabaje de manera integral ni tampoco sabe cómo hacer que el barco llegue al destino al que tiene que llegar. 

El diseñador de hoy día tiene que ser un permanente autodidacta que sepa hablar de todo y que aprenda de todo. Si se puede especializar, mejor todavía, especializarse en lo que quiera; en finanzas, branding, alta dirección, psicología... eso le va a abrir el campo de ejercicio de su profesión mucho más, va a tener acceso mucho más fácil a ejercer la carrera el resto de su vida y va a ser más feliz.